Hoy se jugó el gran clásico del fútbol español. Real Madrid – Barcelona se enfrentaron en el Santiago Bernabeu a las 15:45 (hora Argentina). El mundo se detuvo: padres, madres e hijos juntos. Los novios pidieron permiso o se revelaron ante sus novias para poder ver este encuentro. Más de 80 países, 680 millones de personas mirando la televisión.

Me junté con mis amigos en mi casa, tres amantes de Messi y no del Barcelona. Queríamos ver brillar a Lionel. No es que no lo haya hecho antes, no meter goles no quiere decir que no participe. Él lo hace de otra forma, asistiendo a sus compañeros si hace falta.

A los 28 minutos del primer tiempo, Casemiro marca el 1-0 de los merengues. Sergio Ramos remata tras un centro de Carvajal, su pelota impacta en el palo y por detrás, aparece el mediocampista brasileño. Tan solo cinco más tarde (33′), ¿quién aparece? Si, Lionel Andres Messi. Jugadón del 10 blaugrana para igualar rápidamente. La inició él, dejó tres hombres atrás y Luis Suárez escuchó el grito de la pulga para dejarla pasar y definir. 1-1 al descanso.

barcelona 1
Les costaba sacársela a Iniesta, líder del mediocampo catalán

La segunda mitad inició con muchísima intensidad. La Casa Blanca generó tres ocasiones en 10 minutos jugados. El azulgrana no reaccionaba. Luis Enrique hacía la primera substitución y un poco extraña: salia Paco Alcácer y entraba André Gomes (de actualidad muy criticada). Por el lado del Madrid, Casemiro (tuvo que haber sido expulsado por reiteradas faltas) por el joven croata Kovacic.

En el 73′, Ivan Rakitic, de juego muy desapercibido, saca un zurdazo de otro partido y pone arriba al Barcelona, 2-1 y nadie lo podía creer. 4′ más tarde y para que el hincha blanco se ponga todavía más nervioso, el capitán Ramos, le entra a Messi con mucha vehemencia y es expulsado con roja directa. Zidane debía ordenar el equipo y empatar el juego.

James Rodriguez, relegado por el director técnico francés, ingresa en el 82′ y con solo 180 segundos dentro del campo, el colombiano anota la igualdad. Los culés en sus casas seguro no podían creerlo. El Bernabeu era una fiesta, faltando nada para el final, lo empata.

Real Ma
En el 85′, el colombiano quebraba las ilusiones de una victoria para los catalanes

Pero lo mágico ocurriría en unos instantes. Sergi Roberto (4 de los catalanes) hacía una diagonal increíble, Marcelo (lateral derecho del Madrid) no se animó a bajarlo. El esférico fue para André Gomes, este para Jordi Alba que la pasa al medio donde justo ingresaba Messi y con toda la facilidad del mundo, la mete abajo. Keylor Navas nunca llegó a su poste derecho.

Lionel Andres La Pulga Messi le calló la boca a todos los periodistas madridistas, que decían que el mejor jugador del mundo, no aparecía cuando lo necesitaban. ¿Y ahora qué? ¿Nos van a decir que el 10 no aparece?

Lionel
Su festejo tras el golazo marcado en el 90’+2′
Anuncios